reCitando:


"El cambio es la única cosa inmutable"
Arthur Schopenhauer (1788-1860) Filósofo alemán


Search This Blog

Wednesday, April 01, 2009

Sobre el perdon, una charla.

El odio es un oscurecimiento mental, producto de la ignorancia y el pensamiento egoísta. El amor se considera parte de la naturaleza del ser. El odio puede opacar al amor, pero nunca puede terminarlo.

“Somos nosotros mismos quienes creamos ese sentimiento en primer lugar verdad? Y después son nuestros mismos pensamientos e ideas los que alimentan el odio y lo vuelven mas fuerte y al final nos quedamos atrapados en un ciclo del que es difícil salir. Realmente el que haya o no refuerzos negativos externos no importa, somos nosotros quienes deciden aceptarlos y alimentarnos con eso o no hacerlo. “

En efecto, nosotros mismos somos quienes alimentamos el odio por una sensación de una herida (que en realidad sólo es aparente, nuestro verdadero ser nunca se ve afectado, aun así nos maten!); y a muchos de nosotros nos encanta hacer toda una historia con detalles (el ejemplo del mensaje de texto que por una falla del sistema nunca llego al destinatario, y el del remitente comienza: seguro ya se hartó de mí, ha de andar de malas, si yo el otro día lo vi medio raro, chin, siempre la riego con él, mejor ya no le vuelvo a hablar, etc. etc. En segundos damos por terminada una relación cuando el otro ni enterado esta de la situación!). Y tal como dices, es un ciclo que sólo terminará cuando nosotros lo decidamos, es nuestra responsabilidad. No es verdad que alguien "me haga enojar", el que se enoja soy yo!

"Se puede volver a confiar en verdad en una persona con quien has resultado lastimado? Es sano hacerlo?"

1) Todos los hechos tienen una causa similar, son producto del pasado. Si alguien te ha lastimado, seguramente tu lo hiciste con otro en el pasado (tal vez ni lo recuerdes). Lo importante es tener la conciencia de "oh! seguramente hice algo mal en el pasado, y ahora se esta manifestando la consecuencia. De mí depende seguir dándole vuelo al ciclo, o aprender de la experiencia".

2) El perdón es una alquimia. Transforma nuestros deseos de venganza (disfrazados de "justicia"), en compasión. Si alguien te hiere, imagínate la clase de vida que ha llevado, que lo hace defenderse a su manera. El dañar es una forma de pedir auxilio, es la bandera que agita para pedir el amor que tanto le hace falta (pero no sabe cómo hacerlo, sin dañar). Perdonar no significa olvidar o ignorar que algo grave está sucediendo. Hay que reconocer que el dañar es inaceptable, y la mala experiencia queda como recuerdo de algo que en el futuro podemos prevenir.

3) En ocasiones es mejor poner distancia de por medio. El daño puede ser tal, que la convivencia resulta incómoda. Y la verdad, generar un auténtico perdón requiere de poner a nuestro ego en el suelo. Aunque ya no veas a la persona que te dañó, procura no recordar el momento incómodo, ya es parte del pasado y por más vuelta que le des, no lograrás modificarlo. Envíale deseos de amor y felicidad (nunca le agregues el: "pero ya verá, hay un Dios que todo lo ve...", o el "ya le cobrará la vida cuando se le devuelva").

4) Confiar en alguien es un proceso difícil. Aun los mismos familiares son salen con sorpresitas. El haber tenido relaciones sexuales con alguien, o que alguien sea buen cuate, no es garantía de que podemos compartir la chequera con el. Muchas veces la intuición nos da señales, pero el mismo entusiasmo por la novedad, suele cegarnos. Mantente alerta, pero sin rencor. Un cambio positivo siempre es posible en las personas, pero requiere de valor y decisión.

Espero que la información te sea de utilidad.

Recibe un fuerte abrazo,
Fernando Romo.



Las palabras en este texto son de Fernando Romo, un amigo que conoci mediante el Hi5 y con quien he estado sosteniendo una charla sobre este tema. Este ultimo texto que me envio me parecio buena idea compartirlo aqui en el blog y con su permiso es que lo publico, y bueno espero sea tambien de utilidad para alguien y la discusion esta abierta para quien guste aportar algo mas. Saludotes

Fuente de las fotos: How Can I forgive, forgiveness

2 comments:

sonia said...

Hace poco aprendí que si no juzgamos, nunca tendremos que perdonar a nadie.
Porque no habrá nada que perdonar.

eugenio abraham said...

cierto Sonia, aunque realmente dificil. Por cierto, gracias por tu recomendacion lei el libro de tus Zonas Erroneas, al principio me resistia pero ya despues le tome gusto, esta padre.
Saludotes!

Loading...