reCitando:


"El cambio es la única cosa inmutable"
Arthur Schopenhauer (1788-1860) Filósofo alemán


Search This Blog

Monday, July 27, 2015

Yo digo lo que se me da la gana!

“Pues ultimadamente es muy mi opinión y tengo todo el DERECHO de decir lo que se me dé la gana!”

¿Les suena conocido? A que seguramente se han topado con este “argumento” infinidad de veces.  Esta frase o variaciones de la misma es como la sal y pimienta (ósea que nunca van a faltar) de los alegatos de personas que intentan con ello mostrar su repudio ante ciertos temas  o su  inconformidad ante los mismos - entiéndase más recientemente el asunto de los matrimonios igualitarios y las adopciones.  Esta frase ya es en sí un último recurso totalmente arbitrario que raya más bien en un “pues ya no sé qué decir y te callas”  y que  realmente no merecería ninguna atención.  Lo interesante aquí es el “astuto” intento de escudarse en su “derecho a la libertad de expresión”.

Menciono esto porque a mí en lo personal esa frase de Evelyn Beatrice Hall  que dice “podre no estar de acuerdo contigo pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo”  siempre me  ha parecido como la máxima de la libertad de expresión  y me mueve a estar en contra de la censura y a tratar de mantener una postura abierta al dialogo.   Sin embargo escuchar a gente decir una sarta de burradas si me ha hace pensar  “¿de verdad tengo que defender el que estén diciendo tanta pend..  err…  tonterias?”  Digo, están esgrimiendo el “sagrado argumento” del derecho a la libertad de expresión.  Pues la respuesta a este dilema es un simple y rotundo: No, I dont think so  (ósea: No, no creo. Perdón vivo en frontera).   Y aquí va una explicación del porqué.

La libertad de expresión definitivamente es uno de los derechos básicos del ser humano,  es clave para  garantizar  la sana convivencia de cualquier sociedad  y el éxito de cualquier gobierno que se jacte de ser democrático.   Como tal, esta descrita en prácticamente todas las constituciones y declaraciones del mundo civilizado. Así que para entender exactamente qué es y en que consiste vámonos a la que es considerada la madre de todas las declaraciones, la mera mera de los garantías de cualquier  persona en el mundo, es decir: La Declaración Universal de los Derechos Humanos.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos, en caso de que usted no lo supiera (digo, yo acepto que lo investigue)   fue proclamada el 10 de diciembre de 1948 por la Asamblea General de las Naciones Unidas y debe ser seguida y respetada por todos sus países miembros, del cual nuestro país orgullosamente forma parte.
Bueno y ¿qué dice este documento sobre la dichosa libertad de expresión?  Pues citando su Artículo 19 tenemos que:

Artículo 19
Tenemos derecho a pensar y a decir lo que pensamos. Nadie tiene derecho a molestarnos por esta razón, ni a prohibirnos hacerlo.
Si así lo deseamos, tenemos derecho a difundir y a compartir nuestras ideas utilizando cualquier forma de expresión.

Así que bueno, hasta aquí y  según lo que allí dice entonces  podríamos pensar que ¿todo el mundo tiene el  derecho a decir cualquier cosa que se le ocurra y los demás ya nos fregamos pues nos tenemos que aguantar nos guste o no? Pues no.  Y precisamente aquí es donde esta lo bonito del asunto.
Aceptémoslo, en algún punto todos hemos estado tentados a sentirnos como niños caprichudos pensando que el mundo no nos merece y que podemos hacer siempre lo que queramos por el simple y sencillo hecho de ser quienes somos (y lamentablemente muchos son los que ceden a dicha  tentación). PERO, la Declaración Universal de los Derechos Humanos no está hecha para eso; porque no solo nos habla de DERECHOS sino también de OBLIGACIONES. En particular  podemos referirnos al Artículo 29  para entenderlo.

Artículo 29
Tenemos obligaciones para con la comunidad, pues sólo en ella podemos desarrollarnos plenamente como personas. La ley debe garantizar plenamente nuestros derechos y libertades. Las limitaciones que establezca la ley tendrán como único fin la protección de los derechos y libertades de los demás, el bien de la comunidad y el bienestar general que el pueblo demande.
Ninguno de nuestros derechos o libertades puede ejercerse de manera contraria a lo establecido por los propósitos y principios de las Naciones Unidas.

Déjenme volver a repetir esto:  “Las limitaciones que establezca la ley tendrán como único fin la protección de los derechos y libertades de los demás.”    Aunado a que:  Ninguno de nuestros derechos o libertades puede ejercerse de manera contraria a lo establecido por los propósitos y principios de las Naciones Unidas.”. 
Asease que hablando específicamente de la Libertad de Expresión, tengo todo el derecho de decir lo que se me dé la gana siempre y cuando con esto no trasgreda los mismos derechos de los demás.  Y como que para reforzar esto ¿saben que dice el siguiente articulo? Ya y
éndonos un poquito más allá del simple hecho de decir lo que se me da la gana y pasar a organizar Marchas  y hacer discursos que en su fondo y forma lo que pretenden es quitar sus derechos a otros.

Artículo 30
Ningún gobierno, grupo social o persona de ninguna parte del mundo puede realizar actividades para suprimir los derechos y libertades que aquí se establecen.

Por que ya de pasadita  y  hablando sobre todo este asunto del matrimonio igualitario… ¿qué creen que dice otro Artículo de la misma maravillosa Declaración?

Artículo 16
Al cumplir la mayoría de edad, tenemos derecho a casarnos con la persona que libremente elijamos y formar nuestra propia familia.
Las mujeres y los hombres deben gozar de iguales derechos respecto al matrimonio, ya sea que estén casados o hayan decidido separarse.
Nadie tiene derecho a obligar a otra persona a casarse.
El gobierno y la sociedad tienen la obligación de proteger a nuestra familia.

Y entiendo que el término que aquí les hace ruido a muchos es precisamente ese: familia. Y aunque eso ya es todo un tema para otro día, baste entender esto: todos y todas tenemos derecho sin excepción a los mismos derechos y las mismas obligaciones. 
Así que resumiendo: todo este rollo de si debo respetar o no el que una persona diga cualquier tontería prejuiciosa e intolerante que se le ocurra se me vienen a la menta dos frases:  “el respeto al derecho ajeno es la paz”   y  "Lo único que no se puede tolerar es la intolerancia".


PostData: Por cierto, ¿mencione que en nuestro país cualquier tipo de discriminación no solo está prohibida por el Artículo Primero de Nuestra Constitución sino que además existe toda  una Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación así que ejercerla básicamente es un DELITO? No, bueno, hay que tenerlo en cuenta. 
Loading...