reCitando:


"El cambio es la única cosa inmutable"
Arthur Schopenhauer (1788-1860) Filósofo alemán


Search This Blog

Wednesday, July 11, 2007

"Pero vinieron los Dzules y todo lo deshicieron..."


A propósito de las 7 Nuevas Maravillas (lo que en mi humilde opinion es mas bien un triunfo de la mercadotecnia y las campañas publicitarias, digo que padre que quedamos y todo, pero no deja de parecerme un circo mediatico el asunto, pero bueno, eso seria tema para otro post) y la aparente polémica que se desato con eso de que Chichén Itzá es de propiedad privada, me encontré en la red un texto del Chilam Balam, y me pareció interesante, lo comparto..

Los Dzules (textos del Chilam Balam de Chumayel)

Esto es lo que escribo: En mil quinientos cuarenta y uno fue la primera llegada de los Dzules, de los extranjeros, por el Oriente. Llegaron a Ecab, así es su nombre. Y sucedió que llegaron a la Puerta del Agua, a Ecab, al pueblo de Nacom Balam, en el principio de los días de los años del Katún Once Ahau. Quince veintenas de años antes de la llegada de los Dzules, los Itzáes se dispersaron. Se abandonó el pueblo de Zaciahtun, se abandonó el pueblo de Kinchil Coba, se abandonó Chichén Itzá, se abandonó Uxmal y, al sur de Uxmal, se abandonó Kabah, que así es su nombre. Se abandonaron Zeye, y Pakam, y Homtun, el pueblo de Tixcalomkin y Ake, el de las puertas de Piedra.

Se abandonó el pueblo Donde Baja la Lluvia, Etzemal, allí donde bajó el hijo del todo Dios, el Señor del cielo, el Señor-Señora, el que es Virgen Milagrosa. Y dijo el señor: "Bajen los escudos chimallis de Kinich Kakmo". Ya no se puede reinar aquí. Pero queda el Milagroso, el Misericordioso. "′Bájense las cuerdas, bájense los cintos caídos del cielo. Bájese la palabra caída del cielo." Y así hicieron reverencia de su Señorío los otros pueblos, así se dijo, que no servían los Señores dioses de Emal.

Y entonces se fueron los grandes Itzáes. Trece veces cuatrocientas veces cuatrocientos millares y quince veces cuatrocientas veces cuatrocientos centenares vivieron herejes los Itzáes. Pero se fueron y con ellos sus discípulos, que los sustentaban y que eran muy numerosos. Trece medidas fue Iximal y a la cabeza de la cuenta de los de Iximal hubo nueve almudes y tres Oc. Y los hijos del pueblo fueron con sus dioses por delante y por detrás.

Su espíritu no quiso a los Dzules ni a su cristianismo. No les dieron tributo ni el espíritu de los pájaros, ni el de las piedras preciosas, ni el de las piedras labradas, ni el de los tigres, que los protegían. Mil seiscientos años y trescientos años y terminaría su vida. Ellos sabían contar el tiempo, aún en ellos mismos. La luna, el viento, el año, el día: todo camina, pero pasa también. Toda sangre llega al lugar de su reposo, como todo poder llega a su trono. Estaba medido el tiempo en que se alabaría la grandeza de Los Tres. Medido estaba el tiempo de la bondad del sol, de la celosia que forman las estrellas, desde donde los dioses nos contemplan. Los buenos señores de las estrellas todos ellos buenos.

Ellos tenían la sabiduría, lo santo, no había maldad en ellos. Había salud, devoción, no había enfermedad, dolor de huesos, fiebre o viruela, ni dolor de pecho ni de vientre. Andaban con el cuerpo erguido. Pero vinieron los Dzules y todo lo deshicieron. Enseñaron el temor, marchitaron las flores, chuparon hasta matar la flor de los otros porque viviese la suya. Mataron la flor del Nac-xit Xuchit. Ya no había sacerdotes que nos enseñaran. Y así se asentó el segundo tiempo, comenzó a señorear, y fue la causa de nuestra muerte. Sin sacerdotes, sin sabiduría, sin valor y sin vergüenza, todos iguales. No había gran sabiduría, ni palabra ni enseñanza de los señores. No servían los dioses que llegaron aquí. ¡Los Dzules sólo habían venido a castrar al Sol! Y los hijos de sus hijos quedaron entre nosotros, que sólo recibimos su amargura.


Poéticamente me gustaron varias fracesillas: 'Trece veces cuatrocientas veces cuatrocientos millares ', 'ellos sabían contar el tiempo, aun en ellos mismos', 'La luna, el viento, el año, el día: todo camina, pero pasa también'. Suena suave.

Y ahora, ya en cuando al contenido del texto pues aunque esta medio apocalíptico (no he leído el Chilam Balam pero por lo que encontré es es la idea general de los escritos), lo que me pareció paradójico es ese asunto sobre: "vinieron los Dzules (los extranjeros) y todo lo deshicieron" . Y me pareció paradójico con la polémica que se ha desatado por que yo me pregunto: si estas zonas arqueológicas no fueran privadas, realmente estarían en buen estado? Pues la verdad no lo se, las del Tajin en Veracruz (que lindo es Veracru'!) que me parece si son propiedad de la Nacion no estan 'tan mal', pero tampoco estan exactamente bien cuidadas. Quizás sea que a veces el tenerlas con acceso al publico en general resulte perjudicial para estas zonas arqueológicas, y eso solo resalta el hecho de cuanta cultura nos falta a todos, por que a fin de cuentas para la cultura maya entre los 'Dzules' estamos todos.

Creditos:
El texto es de donde? (y hay Version en Maya!) Palabra Virtual Link.
La foto? En algun lugar del web de cuyo dominio no puedo acordarme...

2 comments:

TheJab said...

Ah, caray... como que te aceleraste (tres postes en tres días)

Constancia de visita y de una lectura, al rato leo los otros dos.

eugenio abraham said...

thejab: je, es que los empece esos dias pero no los habia publicado (ni terminado). Y como hoy entre temprano a trabajar, como a eso de las 4:40 am ( :S ) me encontre con algo de tiempo libre (y tranquilidad) para terminarlos y publicarlos de jalon.

saludotes!

Loading...