reCitando:


"El cambio es la única cosa inmutable"
Arthur Schopenhauer (1788-1860) Filósofo alemán


Search This Blog

Saturday, March 08, 2008

Los espejos.

Me encuentro con que estoy completamente rodeado de espejos. Paredes, techo, suelo… todo lo que veo no es sino un reflejo, una sola imagen que se copia así misma hasta el infinito. Soy solo yo. Y estoy solo en un cuarto vació. Mi primera reacción es contemplar asombrado lo que veo, muevo un brazo y como si fuera un eco observo a decenas de brazos que se mueven al unísono. Es fascinante, así que brinco, levanto una pierna, agito mis manos, me paro de cabeza (o lo intento al menos) y me veo a mi mismo haciendo todo eso desde cualquier ángulo que pueda concebir. Pero pronto la novedad se termina, y la exaltación da paso a otros sentimientos. Me asaltan las dudas y entonces como un balde de agua fría me cae encima el miedo y entiendo que no puedo permanecer aquí, así que me muevo, avanzo… pero hacia adonde? Si en cada lugar al que voy no existe sino el reflejo de mi mismo.

No lo entiendo, no comprendo, es esto una broma? Como llegue aquí? Quien me ha encerrado en este inexplicable laberinto? Comienzo a perder la templanza, la entereza me abandona y empiezo a desesperarme. Veo mi sudor caer al suelo y extenderse mas allá del alcance de mi vista; es una gota que cae hacia el cielo o es su reflejo lo que se proyecta hacia arriba? Estoy perdiendo la cordura. Ya no se quien soy yo mismo. Si yo soy el que esta aquí o soy solo mi reflejo? Quiero gritar, pero al atorarse mi grito en la garganta comienzo a sospechar que soy solo una imagen, una representación muda y absurda de mi mismo, incapaz de emitir un sonido propio. Y si no soy mas que una imagen, en donde esta mi yo verdadero? A quien están imitando mis movimientos? Soy yo quien dirige este cuerpo o es alguien mas quien controla mis acciones?

Y entonces como si fuera una bestia furtiva que me estuviera acechando en las sombras, un pensamiento me sorprende. Y me pregunto si esta situación es nueva o si ha sido así siempre, incluso desde antes de encontrarme en este lugar? Cuanto tiempo he vivido siendo solo un reflejo de mi entorno y de las personas a mi alrededor? Cuando fue que me convertí en un reflejo? Cuando es que deje de ser yo mismo? No, no fue agradable darme cuenta de eso. Sentí como un escalofrió crecía por todo mi ser, era un frió que venia desde mi interior, desde el vació de identidad que existía en mi. Ya no supe que hacer. Y es que, que puede hacer alguien en semejante situación? Cuando estas rodeado de la nada, cuando estas solo ante ti mismo y cuando horrorizado descubres que no solo no eres quien pensabas sino que además estas vació? Me agazape en un esquina y trate de confortarme. Pero sin identidad propia no hay calor en tu cuerpo. Me volvía transparente, me desvanecía. Cada vez era mas doloroso contemplar como dejaban de existir mis reflejos en los espejos. Quise cerrar los ojos pero mis parpados ya no estaban. Y lentamente observe como poco a poco mi cuerpo desaparecía. De súbito, la nada. Tan solo un cuarto vació formado por paredes, pisos y techos de espejo. Un lugar que se reflejaba a si mismo hasta el infinito.

...
...
...

Solo el silencio, solo la calma. La serenidad de un cuarto vació. Pero un momento… como es que pude saber eso si yo allí ya no estaba? Como pude captar ese silencio, como pude sentir esa calma? Y entendí que yo era también ese cuarto que se reflejaba a si mismo. Todo el tiempo fui cautivo y carcelero, victima de mi propio confinamiento. Apareció una luz en el centro. Habrá quien diga que era la luz del entendimiento, yo no lo se, pero era bella. Pronto inundo el sitio con su brillo y ya nada mas se distinguía en ese lugar. El calor vino después. Y con este llego la sensación de la sangre corriendo y entrando al corazón, el sentir del aire formándose en los pulmones, el bendito despertar de cada parte de mi cuerpo. Ya no había mas vacuidad, estaba lleno de mi mismo. Me encontraba lleno de mi ser. Estaba pleno! Tampoco pude ver espejos a mi alrededor... o por lo menos no en ese momento. Veras, es que desde entonces he descubierto que los espejos si siguen allí, rodeándome todo el tiempo. He aprendido a verlos; los encuentro en mi casa, en mi trabajo, en la escuela, con mis amigos, con mi familia. Y aunque me veo reflejado de vez en cuando en algunos, yo soy ahora quien controla lo que se refleja en ellos. Ya no me vació a mi mismo construyendo reflejos para satisfacer a terceros. Ya no construyo prisiones con ellos. Y mas importante que eso, yo se quien es el yo verdadero y se, lo que hay aquí adentro.

eugenio abraham
Marzo, 2008.

No comments:

Loading...