reCitando:


"El cambio es la única cosa inmutable"
Arthur Schopenhauer (1788-1860) Filósofo alemán


Search This Blog

Friday, November 03, 2006

Concurso de Altares en Juarez (o, un pretexto no tan al norte y no tan al sur)


"La muerte es poema y es canto en voz de poetas;
es necesidad y obligación en manos del verdugo;
es muerte a cambio de la vida;
es artesanía, belleza en las manos broncíneas del alfarero;
es madera y tela gris para el que espera la muerte de los demás;
es salmo y canto gregoriano en los labios del sacerdote;
es cartón en las "calacas";
es ofrenda de flores amarillas cortadas al amanecer;
es canto de sirenas que nadie quiere escuchar en carne propia."


Esas líneas eran las que se podían leer el día de ayer al entrar al Museo del INBA aquí en Juárez. Los pasados días 1 y 2 -apenas ayer, lo se; se celebro un concurso de altares que ya es tradición aquí en Juárez.

Había muchos altares dedicados a diferentes personalidades, desde el centauro del Norte Pancho Villa hasta Don Ramón (con todo y puerta #78, uno esperaba que no fuera a salir la Bruja en cualquier momento). Otros altares que recuerdo: a La Malinche, a Don Eugenio Garza Sada (ilustre personalidad de mi alma mater), a varios Luchadores Mexicanos, a varios sacerdotes de la Iglesia Católica (y no, ninguno para el Papa Juan Pablo II), Frida Khalo, y a los Mineros que fallecieron en ese trágico (y explotadamente televisado) accidente a principios de este año.

No se cual fue el altar que gano, pero todos estaban padres. Afuera se estaban preparando para empezar un festival en la explanada, lo cual explica a los jovencitos que estaban dentro del Museo arreglándose sus vestimentas regionales; había también una verbena popular. El olor a fritangas me encanta, me recuerda mucho a mi tierra, a mi "Tampico hermoso oh puerto tropical", no tan al sur y no tan al norte, atrapado en su propia identidad (verdad que no me proyecte?).

El caso es que el ambiente era netamente familiar y eso me encanta, adentro del Museo había un grupo de jóvenes del coro de alguna Iglesia, cantando vivamente a un lado de su altar. Debo confesar que cansado como estaba después de mas de 13 hrs de trabajo continuo, todo el ambiente empezó a mover algunas fibras sensibles en mi, a recordar otros tiempos y otros lugares. A pensar enormemente en mi familia, y en como aquí en Juárez generalmente termino asistiendo solo a estos eventos que realmente disfruto. Comencé a pensar en mi propia identidad - aun no tan al norte pero ya no mas en el sur, y de repente me sentí ajeno a ese lugar rodeado de tanta gente. Si digo que sentí algo de envidia de ver a todas esas familias allí reunidas, estaría diciendo la verdad pero no completa, envidia… si, pero también una mezcla extraña de regocijo por esas familias y atestiguar que aun aquí en el norte tan lejos del sur, hay tradiciones que se mantienen (y entenderán que no hablo solo de los altares). En fin, opte por mejor retirarme ya e irme a descansar.

Ahora, que antes de irme quise pasar a Sanborns por unos comics, y justo cuando me iba bajando del auto me encontré con dos de mis amigos mas cercanos. Me invitaron a cenar y, cansado como estaba, acepte. Después de todo era justo eso lo que necesitaba para botar la creciente melancolía que comenzaba a invadirme. Coincidencias? Si, quizás, pero me encanta que mi vida este llena de ellas.

Ahora para dejar a un lado el tono personal y volver al tema del post, solo agregare que la catrina que esta allí arriba es de una exposición que estaba allí mismo, de un taller de la universidad.

No comments:

Loading...